HÁBITOS DE LA GENTE RICA Y EXITOSA

El sueño de la mayoría de las personas es llegar a la independencia económica, pero el sueño de todos, sin duda, es ser rico y exitoso. Siempre nos hemos preguntado ¿cómo lo logran? ¿qué hábitos tienen? Estas son las cosas que los ricos no hacen:

No malgastan su dinero

Las personas ricas evitan endeudarse con cosas que no necesitan. Además, recomiendan vivir moderadamente y ser mesurados con sus gastos; “Gasta menos dinero del que ganas”, dijo David López, CEO de Dental Fix RX.

No se levantan tarde

Un día productivo comienza  temprano y termina tarde, por ello las personas adineradas duermen poco. Hal Elrod, autor de The Miracle Morning, explica que los ricos se levantan hasta tres horas antes del trabajo para poder leer, hacer ejercicio y escribir sus metas y así poder sacar el máximo provecho de su día.

No ven demasiada televisión

Para la gente adinerada “el tiempo es oro”, por esta razón no dedican horas en el sofá viendo televisión y/o series. De acuerdo con Reader´ Digest, el el 67 % de las personas ricas dicen ver menos de una hora al día la TV. 

Siempre hacen una lista de sus tareas pendientes

Los que saben aseguran que la organización es clave, por ello, los acaudalados programan sus actividades;  “Perder  tiempo es perder dinero”. Estas personas se mantienen orientadas con sus tareas si quieren seguir siendo ricos, por ello siempre tienen una lista de tareas pendientes y se adhieren a ella.

No son tacaños

Una persona acaudalada comparte su riqueza. Los que saben aseguran que ser tacaño podría ahorrar unos cuantos dólares a corto plazo, pero ciertamente no les ayudará a sentirse bien con su fortuna a largo plazo. Es por esta razón que la mayoría de los millonarios contribuye a la filantropía con donaciones.

No odian su trabajo

Los ricos construyen sus fortunas haciendo lo que les gusta. Se estima que el 86% de las personas que les gusta su trabajo tiene un patrimonio de 3,6 mdd, mientras que el 7% de los que dicen amarlo tienen casi el doble de dinero, esto de acuerdo a una investigación del libro “Hábitos ricos: los hábitos de éxito diario de los individuos ricos” de Thomas Corley.

No creen en el destino

La riqueza no llega sola, la mayoría de la gente acaudalada piensa que se necesita un buen trabajo duro para ganar el dinero. Estas personas trazan su propio camino y confían en sus habilidades. Sólo uno de cada diez dice creer en el destino de acuerdo con Reader´s Digest.

Van contracorriente

Hacer lo mismo que todos no traerá la fortuna. Los ricos dejan a un lado la actitud de conformismo y buscan nuevos caminos de oportunidades.  Brendan Burchard asegura que para convertirse en un individuo de alto patrimonio, se deben formar hábitos productivos y estar en constante movimiento. 

No comen comida chatarra

Ingerir alimentos de bajo valor nutricional sólo restará energía, salud y dinero. El entrenador de negocios e inversionista Tony Robbins asegura que su buena alimentación es la clave para sus jornadas laborales de 16 horas al día.

No dejan de hacer ejercicio

La actividad física aumenta la función cerebral y también puede influir en los ingresos; Los hombres que se ejercitan ganan entre un 14% y 17% más que los hombres menos activos, según un estudio de Psychology Today de 2013.  

No olvidan la creatividad

Las ideas millonarias necesitan una mente creativa. La creatividad no siempre es natural, por ello las personas adineradas y exitosas reservan tiempo para ejercitar su mente con actividades artísticas.

No descuidan la lectura

El millonario promedio lee por lo menos un libro al mes, de acuerdo con The Millionaire Next Door. Estar informado, cultivar la mente y aprender de nuevas cosas contribuye no solo a la riqueza tangible, si no la intelectual. Una persona culta tendrá mayor facilidad de hacer relaciones públicas, práctica clave en los negocios. 

No se aíslan

“Las personas ricas y exitosas buscan tener relación con quienes tienen mentalidad de éxito. Las relaciones son la moneda de los ricos y exitosos”: Thomas Corley. Los acaudalados suelen ser personas sociables y están conscientes de la importancia de conocer a gente que pueda sumar a su éxito y fortuna. 

Reconocen a su mentor

El éxito no se logra solo, a menudo hay un trabajo en equipo o una guía detrás de las personas exitosas. Si bien, la gente acaudalada construye su fortuna gracias a su astucia en los negocios o a una gran idea, más del 90% asegura que al menos tuvo un mentor que contribuyó a su éxito. 

No se quedan en en el mismo nivel

Si  se quiere ser rico, no se  puede estar contento con el status quo; estas personas siempre buscarán estar en una posición mayor a la que tienen. “La mayoría de nosotros no entramos en el negocio para alcanzar su punto máximo y permanecer allí. Nos pusimos en el negocio para abrazar la escalada perpetua; haces un millón, quieres diez millones.”, Ryan Stewman, CEO de Hardcore Closer. 

No centran su atención solo en el dinero

Enfocarse en el dinero podría ayudarles a ser más ricos, pero no significa que se sientan bien con sus fortunas. Estas personas aseguran que la clave del verdadero éxito está en hacer lo que amas; “Qué triste ver a un padre con dinero y sin alegría”, dijo el empresario Jim Rohn. 

Establecen sus metas

Las personas ricas se mantienen motivadas estableciendo sus metas y objetivos. Expertos estiman que un 70% de estas personas trabajan al menos un objetivo principal al año.

No permiten que el miedo y las emociones se interpongan en su camino

El miedo no te hará rico.  “Lo que la riqueza te compra es la libertad de asumir riesgos. Tales riesgos también significan la posibilidad de recompensas enormes”: asegura el millonario empresario Umberto Milletti. La gente acaudalada no permite que sus emociones interfieran en sus negocios, fracasos y éxitos.

Estos hábitos enlistados con base a las recomendaciones que han dado los empresarios más ricos y exitosos de la actualidad sumarán a nuestras vidas. El esfuerzo no siempre lo es todo, para poder tener éxito y fortuna es necesaria la disciplina y la constancia. Si lo mentalizamos, seguramente lograremos lo que nos propongamos. 

¡A trabajar!