LAS COSAS COMO SON, HABLEMOS DE MENSTRUACIÓN

La menstruación, también conocida como “la regla”, “el periodo” o “Andrés” ocurre cuando la sangre y el tejido del útero salen del cuerpo a través de la vagina, de esta forma el cuerpo manifiesta cada mes que es físicamente capaz de producir un embarazo. 

La  primera menstruación puede llegar entre los 9 y los 14 años, aunque esto depende de cada cuerpo; no hay manera de saber exactamente cuándo llegará, pero se pueden presentar algunos síntomas previos a lo que comúnmente llamamos síndrome premenstrual

Aunque es un proceso natural, hay mujeres a las que les incomoda hablar del tema y/o evitan explicar a los niños las causas del periodo menstrual. Un gran porcentaje de mujeres se dicen sentir incómodas con el tema, por lo que delegan la información a los profesores, el internet y/o los expertos. 

“La maldita menstruación”

La sangre en la vagina se ha relacionado con la “suciedad” y lo “desagradable”; para el cine, la televisión y la publicidad  hablar de una mujer menstruando es sinónimo de mujeres enfermas, hormonales, sensibles y hasta histéricas. Para rematar, algunas religiones argumentan que este proceso es una especie de “castigo” que recibió la mujer por desobedecer al hombre, etc…

Con lo anterior, resulta fácil entender por qué el temor y la incomodidad de las niñas respecto a este tema. El papel de los padres es sumamente importante para esta percepción, la forma en cómo sea tratado el tema en casa será un parteaguas para la educación sexual de los menores. 

¿Cuándo hablar de menstruación en casa?

El tema sigue siendo  tabú en algunas culturas, religiones y países, no obstante, es necesario normalizar la menstruación con los niños y las niñas desde edades tempranas. ¿Por qué incluir a los niños? Si bien los niños no tienen periodo menstrual,  parte de su educación sexual será conocer y entender el funcionamiento de los genitales femeninos. 

Más allá de la información, es importante construir a seres empáticos y sensibles con los procesos biologicos y naturales, en este caso, si nuestro hijo es heterosexual tendrá relaciones sexuales con mujeres y puede  tener hijas, etc.

Los niños comienzan a percibir sus diferencias físicas y de género entre los 3 y los 5 años, de acuerdo con algunos psicólogos, en esta edad llegan las preguntas “incómodas” para los padres, los expertos recomiendan no contestar con respuestas fantásticas o ficticias. En la pubertad pasará lo mismo, y de aquí no podremos escapar de las respuestas y las explicaciones. 

¿Qué pasa en la pubertad?

La pubertad en las niñas comienza entre los 8 y 13 años, en los niños entre los 9 y 15 años de edad, esta es la edad obligada para comenzar a hablar de sexualidad con los menores, ya que comenzarán a experimentar una serie de cambios en sus cuerpos y mentes. 

Sabrás que la pubertad le ha llegado a tus hijos cuando el acné, las espinillas y los granos aparezcan, el olor del sudor cambie y sea más fuerte, además comienza a crecerles vello en las axilas y alrededor de los genitales; en las niñas los senos comenzarán a crecer y el flujo vaginal aparecerá. 

En términos generales, en esta etapa el cuerpo tiene una transición de de niño(a) a adulto(a), procesos propios de un sano crecimiento. Los expertos recomiendan hablar de estos cambios desde que los niños comienzan a preguntar por las funciones de sus órganos sexuales: “¿Por qué los niños tenemos pene y las niñas no?”, “¿De dónde vienen los bebés?”

¿Cómo cambiar la percepción “negativa” de la menstruación en las niñas?

Es bien sabido que los niños imitan nuestras personalidades, manías y hasta los gestos, si la madre o la hermana mayor reproducen la idea de una menstruación “trágica e insufrible” es probable que la niña que va a experimentarla la espere con temor, es recomendable evitar transmitir este tipo de ideas. 

Lo ideal es que las niñas estén informadas, de lo contrario su primer periodo menstrual puede ser una amarga experiencia. No basta con comprarles toallas femeninas y/o tampones ó decirles que es algo normal y que todo estará bien; tratemos de tener respuestas coherentes a las siguientes preguntas: ¿Qué es? ¿Por qué pasa?¿Cuánto dura? ¿Qué son los cólicos? etc.

Si la situación te rebasa o no te sientes preparada para dar una información acertada siempre se  puede acudir con un ginecólogos y/o hacer uso de videos, programas, libros, revistas, películas etc. 

 Uno de los libros que me ha inspirado a escribir sobre este tema fue ‘La Regla Mola’ de Anna Salvia y Cristina Torrón, en este explican de una manera dinámica, sutil y fácil el periodo menstrual con ilustraciones divertidas y coloridas. 

¡Las cosas como son!

El tema puede llegar a ser incómodo, pero es necesario. Debemos normalizar los procesos naturales del ser humano: la pubertad, la adelescencia, las relaciones sexuales, los embarazos, la menopausia, andropausia etc…

Si queremos que nuestros hijos tengan una vida sexual libre, sana e informada, debemos comenzar con la educación en casa, llamar a los genitales por su nombre: vagina, pene, senos, testículos etc. No se trata de ser “vulgares” o “groseros” , se trata de nombrar las cosas como son y no dejar la educación sexual solo a los profesores y/o a la TV. 

home

La educación y el cambio de mentalidad también es para los padres, nuestros hijos son el reflejo de nosotros, y si no queremos a jóvenes frustrados, embarazos prematuros o situaciones trágicas como una violacion, debemos comunicarnos con ellos tratando de dejar a un lado nuestros prejuicios y vergüenza.