¿Antinutrientes? Esto es lo que debemos saber:

En la actualidad, la información sobre vida saludable inunda las redes sociales, los medios tradicionales de comunicación, la publicidad y los demás sitios. Poco se habla sobre los anti-nutrientes y la importancia que tienen en nuestra alimentación. Expertos en nutrición aseguran que mientras se tenga una dieta equilibrada y variada, los anti-nutrientes no deben de significar una preocupación.

¿Qué son los anti-nutrientes?

Son compuestos naturales o sintéticos que interfieren con la absorción de nutrientes, se encuentran en los alimentos vegetales y animales. Al ingerirlos, bloquean o interfieren la absorción del calcio, hierro, magnesio, potasio y zinc. Te preguntarás en qué alimentos están los anti-nutrientes; de forma natural se encuentran en los cereales integrales y las legumbres.

De acuerdo con la profesora de nutrición de la Universidad Estatal de Oklahoma, Jill Joyce, los anti-nutrientes posen beneficios para la salud y no representan peligro en su ingesta, a menos que las cantidades sean extremadamente altas. El nombre de estos compuestos ha creado miedo en el imaginario colectivo, sobre todo a quienes buscan alimentarse de forma saludable.

En el artículo, Anti-nutrients – they’re part of a normal diet and not as scary as they sound, Joyce ejemplifica el rechazo que tienen algunas personas hacia los a los anti-nutrientes con el que en algún momento se tuvo con la fibra dietética. A finales del siglo XIX el  procesamiento de granos eliminó la fibra de los alimentos, pues se creía que esta se adhería a los nutrientes y provocaba que nuestro cuerpo los expulsara en las heces fecales sin haberlos absorbido. Ahora sabemos que gracias a los granos enteros, conseguimos una cantidad importante de fibra que favorece el tránsito intestinal.

¿Dónde se encuentran los anti-nutrientes? ¿Cómo ayudan a nuestro cuerpo?

Las legumbres, remolachas, bayas, arándanos, naranjas, chocolate, tofu, salvado de trigo, refrescos, café, té, cerveza y verduras de color verde oscuro contiene un compuesto llamado oxalatos, uno de los pocos anti-nutrientes con mayor impacto negativo en el cuerpo. Por su parte, las lectinas (presente en cereales y legumbres) se asocian con un riesgo reducido de enfermedades cardiovasculares, diabetes, algunos cánceres y sobrepeso. Esto sólo si se ingiere en cantidades excesivas.

 De acuerdo con investigadores del área de nutrición, estos son los anti-nutrientes que tienen beneficios en nuestra salud:

  • Las saponinas (presentes en las legumbres) pueden disminuir el colesterol, reducir el riesgo de cáncer, reducir el riesgo de cálculos renales y combatir la coagulación de sangre.
  • Los taninos: son antioxidantes que pueden inhibir el crecimiento de bacterias, virus, hongos y levaduras, pueden disminuir los niveles de colesterol y la presión arterial. Los encontramos en tés, café, carnes y quesos procesados
  • Los glucosinatos (presentes en la coliflor) inhiben el crecimiento de células tumorales.
  • Los fitatos: se asocian con la muerte de las células cancerosas y el aumento de la función inmunológica, pueden reducir la inflamación y tienen propiedades antioxidantes. Los encontramos  en el trigo, la cebada, el arroz y el maíz

Es importante basar nuestros hábitos alimenticios con alimentos y porciones adecuadas. Para ello, necesitamos la orientación de nutriólogos y expertos en el área de nutrición. Evitemos caer en la desinformación y en “planes nutricionales” que no se ajusten a nuestras necesidades.